KIA Motors y el grupo empresarial anunciaron sus planes de introducir la tecnología de carga de “techo solar” en los vehículos, estos paneles solares generadores de electricidad se incorporarán al techo o al capó de los automóviles y serán compatibles con autos de combustión interna, híbridos y eléctricos, proporcionándoles energía adicional, lo que aumentará la eficiencia y el alcance del combustible.

La tecnología de carga solar se está desarrollando para respaldar la fuente de alimentación principal del vehículo, mejorando el kilometraje y reduciendo las emisiones de CO2. El sistema tendrá la capacidad de cargar las baterías de los modelos eléctricos e híbridos, así como ayudará a mejorar la eficiencia del combustible en el caso de los vehículos de combustión interna (ICE).
El grupo está desarrollando tres tipos de sistema de carga solar: la primera generación es para vehículos híbridos, mientras que la segunda generación ofrece un techo semitransparente y está pensada para automóviles de combustión interna, la tercera introducirá techos solares livianos y será para modelos eléctricos impulsados con batería.

El sistema de primera generación, que se aplicará a los modelos híbridos, se crea a partir de una estructura de paneles solares de silicio que se integran en el techo de un automóvil estándar, siendo capaz de cargar del 30% al 60% de la batería en el transcurso de un día normal, dependiendo de las condiciones climáticas y otros factores ambientales.

El techo solar semitransparente de segunda generación se aplicará a los vehículos ICE, siendo la primera aplicación de esta clase de tecnología a nivel mundial, se pueden integrar al sunroof panorámico, permitiendo el paso de la luz en la cabina, mientras se carga la batería del vehículo al mismo tiempo. La aplicación de sistemas de carga solar a los vehículos ICE los ayudará a cumplir con las leyes ambientales globales, que regulan de manera cada vez más estricta.

El sistema de tercera generación se encuentra actualmente en fase de prueba, está diseñado para aplicarse al capó y al techo de vehículos eléctricos impulsados con batería para maximizar la eficiencia al consumo de energía.

El sistema de carga solar está compuesto por un panel solar, un controlador y una batería, a medida que absorbe los fotones de luz solar, crea pares de electrones huecos en las celdas de silicio, lo que permite que la corriente fluya y genera electricidad.
Cuando se equipa un panel solar de 100W, este puede producir el 100% de su capacidad en energía (en condiciones ideales: mediodía de verano, 1000 W / m2 de intensidad de radiación). El controlador cuenta con seguimiento de punto de máxima potencia (MPPT), que controla el voltaje y la corriente para aumentar la eficiencia de la electricidad recolectada en el panel solar, esta energía se convierte y se almacena en la batería o se utiliza para disminuir la carga en el generador de corriente alterna (CA) del vehículo, lo que aumenta su rango de conducción.

KIA Motors y su grupo empresarial lanzará la primera generación de esta tecnología en sus vehículos después de 2019 para ayudar a cumplir los objetivos de las regulaciones globales y mejorar la eficiencia del combustible de sus vehículos.