Navidad fue la excusa para que un grupo de voluntarios de Bridgestone, líder mundial en la fabricación de llantas y otros productos diversificados, compartieran una jornada especial con más de 40 niños y niñas en situación vulnerable que atiende la Fundación Semillas de Vida Eterna.

“Esta es una hermosa comunidad que, a pesar de contar con muchas necesidades, nos recuerda que en esta época la generosidad y la solidaridad son los mejores regalos que podemos brindar a quienes más lo necesitan”, señaló Amelia Vives, Gerente de Comunicación Corporativa y Responsabilidad Social para Bridgestone Latinoamérica Norte.

Voluntarios y niños compartieron horas de diversión y alegría que culminaron con una deliciosa merienda típica de la época navideña, así como con la entrega de regalos y donativos para cada pequeño, entre los que destacan una muda completa de ropa para cada niño.

dav

La Fundación Semillas de Vida Eterna, cuya sede principal se encuentra en el barrio Bella Flor, trabaja desde hace varios años para brindar atención integral a menores de edad en condiciones vulnerables o que fueron víctimas de algún tipo de violencia, a través de la implementación de programas que incentiven y respondan al compromiso que tiene el Estado, la familia y la sociedad, por hacer cumplir los derechos de la infancia y la adolescencia.

“Este tipo de actividades forma parte del Programa de Voluntariado de Bridgestone; el cual, está alineado a nuestro compromiso global de Responsabilidad Social, Nuestra Manera de Servir, que busca contribuir al bienestar de las comunidades a las que servimos para mejorar la forma en que éstas se mueven, viven, trabajan y juegan”, agregó Vives.