La marca japonesa trae al país la nueva integrante de su segmento deportivo. Se trata de la esperada Ninja 400, modelo que ingresa a relevar la Ninja 300 que desde hace años se comercializaba en Colombia y que será ensamblada en la planta de Auteco en Itagüí.

Esta motocicleta ofrece unas prestaciones superiores con relación a su predecesora: mayor potencia, ligera, fácil manejo, rendimiento de alta calidad y comodidad.
La Ninja 400 cuenta con un motor bicilíndrico en paralelo de 4 tiempos, y 399 cc, que le proporcionan una potencia máxima de 48.3 HP @ 10000 rpm y un torque máximo de 38 Nm @ 8000 rpm.

La respuesta suave y el abundante torque de baja potencia ayudan al control del acelerador para pilotos nuevos y experimentados. Así mismo, posee un sistema de alimentación por inyección electrónica y caja mecánica de 6 velocidades, la cual tiene un embrague Assist & Slipper que proporciona una sensación más ligera en la palanca de embrague y evita que la rueda trasera se desestabilice en cambios fuertes de velocidad.

Adicionalmente, está equipada con una suspensión delantera de horquilla telescópica; la trasera, tiene un sistema Uni-Trak con suspensión de gas y precarga ajustable. Es también de destacar su ligereza (peso en seco de 168 kg), que sumado al chasis enrejado estilo Ninja H2, contribuyen a que la moto tenga una carga idónea que facilita la conducción.

En cuanto a los frenos, posee un disco lobulado delantero de 310 m.m., mientras que el trasero es de 220 m.m., ambos de doble pistón. Esto junto al sistema de frenado ABS de Bosch ofrecen sensación de control sobre el vehículo.

Finalmente, la Ninja 400 tiene un moderno tablero de instrumentación que contiene un tacómetro analógico con luces de advertencia en un lado, un indicador de marcha engranada y una LCD multifunción. Los faroles aportan al estilo afilado del vehículo y a la visibilidad del conductor. Tendrá un precio sugerido al público de $22.990.000.