La Half Marathon des Sables (Media Maratón des Sables) viene a ser una versión reducida y más accesible de la emblemática Marathon des Sables, una competencia de 240 kilómetros y bajo temperaturas que rozan los 50 °C, que tiene lugar desde hace más de 30 años en el desierto del Sahara y que en 2017 pasó por Perú.

Del 1 al 7 de diciembre de 2018 se realizará el Half Marathon Des Sables Perú 2018 (HMDS PERU), una de las competencias de mayor relevancia en la categoría de ultramaratón.
Con el paso de los años, este evento de alto rendimiento se ha convertido en un importante desafío tanto para aquellos deportistas que ya son expertos en ultramaratones, como para quienes comienzan en esta disciplina. Especialmente a los novatos les tocará descubrir la particularidad de esta carrera: todos los competidores cargan en su espalda con su alimento necesario para 4 días.

Entre los corredores de esta particular aventura estará Guillaume Gomez, Jefe de cocina del Elysée y chef del Presidente de la República francesa, Emmanuel Macron; Nicolas Duplaa, Corredor francés vasco quien desafiará el HMDS PERÚ en alpargatas vascas; Patrick Poivre d’Arvor, Periodista y escritor francés de 71 años quien se enfrenta al desafío deportivo del HMDS; y el ecuatoriano Edwin Ramon Ibarra que se animará a correr con los pies descalzos.

En esta edición todos los corredores se enfrentarán a cuatro etapas de la carrera y recorrerán 120 kilómetros del desierto de Ica, uno de los lugares más fascinantes de la costa central peruana.
Tanto para aquellos que participarán en el Half Marathon Des Sables Perú 2018, como para quienes irán de espectadores, este evento resulta la excusa perfecta para conocer las Líneas de Nasca, una enorme red de líneas y dibujos atribuidos a la cultura Nasca, con un área de 350 kilómetros cuadrados aproximadamente y que fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1994. Algunas de las figuras mejor logradas son el colibrí, el perro y el mono. De un mirador de 12 metros de altura se observan parcialmente las figuras de la mano y el árbol. Sin embargo, para apreciar los dibujos en toda su dimensión es necesario sobrevolar la zona en avioneta.