La última prueba realizada por el bus 100% eléctrico utilizado en las troncales de TM en el plan piloto fue el día martes 13 de noviembre en un recorrido de 330 kilómetros desde Bogotá hasta Pereira, con resultados satisfactorios que validaron nuevamente la confiabilidad del bus, debido a que en el trayecto no se presentó ningún tipo de inconvenientes.

Finalizada la ruta, después de sobrepasar tramos tan exigentes como lo es el alto de La Línea, el bus llegó a la capital de Risaralda con un 44% de carga en sus baterías. Una prueba en campo que demuestra que la tecnología es confiable en todos los sentidos.
En términos ambientales un bus 100% eléctrico evitará la emisión de 135 toneladas de CO2 al año. Se necesitarían 6.200 árboles para absorber esa cantidad de CO2. Al ser 100 % eléctrico dejará de consumir 1.400 galones de diésel al mes.

Se estima ahorro de un 60 % en costos de operación frente a los vehículos de combustibles tradicionales, estos valores son susceptibles a ser validados en operación.