El modelo que va a revolucionar los SUVs está llegando. Volkswagen presenta globalmente el T-Cross, en un evento inédito que integra a los tres continentes donde el modelo será producido (Europa, Asia y América) y tendrá sus principales mercados. El T-Cross forma parte de la estrategia de la empresa de ofrecer modelos globales con características específicas para atender a las necesidades locales de cada región. La versión final del SUV se está revelando de forma simultánea en Ámsterdam (Holanda), Shanghái (China) y São Paulo (Brasil) – en el momento en que la empresa conmemora en el País un año del inicio de la implementación de la Nueva Volkswagen.

 

“El T-Cross es el primer SUV producido por Volkswagen en Brasil, que llega para revolucionar los estándares de su segmento”, afirma el Presidente y CEO de Volkswagen América Latina, Pablo Di Si. “Es un carro global, que trae alteraciones para el gusto y perfil de los clientes de América Latina, reforzando nuestra estrategia de Regionalización”, explica Di Si. “El T-Cross que será hecho en Brasil trae cambios en su design, mayor espacio interno y es más alto que el modelo europeo, además de ser un modelo seguro, conectado y lleno de tecnología”, concluye.

El T-Cross para los mercados de América Latina será producido en São José dos Pinhais (PR) – para eso, la fábrica recibió R$ 2 mil millones en inversiones – y forma parte de los cinco nuevos SUVs que serán lanzados por Volkswagen en la región hasta 2020.

El modelo será producido con la Estrategia Modular MQB, que es el más moderno concepto de producción del Grupo Volkswagen en el mundo. Los vehículos basados en la Estrategia Modular MQB proporcionan lo que hay de más avanzado en términos de design, innovación, alto desempeño y seguridad.

El T-Cross se destacará por el excelente comportamiento dinámico –en Brasil tendrá exclusivamente motores TSI–, por ofrecer una cabina espaciosa y confortable y por los avanzados recursos de tecnología, conectividad y seguridad.

Ofrecerá elementos exclusivos en este segmento, como el tablero totalmente digital (Active Info Display), selector del perfil de conducción, Control de Estabilidad (ESC) de serie, bloqueo electrónico del diferencial, Park Assist 3.0, soporte para celular en el tablero, cuatro entradas USB (inclusive para el asiento trasero), iluminación de la cabina de LED y acabado con cubretablero. También contará con faros full-LED, seis air bags, salida de aire acondicionado para el asiento trasero y techo solar panorámico, entre otros recursos.

Cuatro pilares: “Be Practical, Be Intuitive, Be Cool, Be safe”. Esas son las cuatro principales características del T-Cross, que buscan atender a las expectativas del cliente de este tipo de vehículo. Encuestas realizadas por Volkswagen mostraron que el consumidor quiere un vehículo “Práctico”, con más espacio y flexibilidad; “Informal – con designdestacado y que permita su personalización; “Intuitivo” – digital y conectado; “Seguro” – que ofrezca el máximo de seguridad tanto para los ocupantes como para el tránsito en general.

En Brasil, el T-Cross tendrá exclusivamente motores TSI, que combinan inyección directa de combustible y turbocompresor para ofrecer alta eficiencia energética y placer al conducir.

El motor 250 TSI Total Flex genera una potencia de hasta 150 cv (110 kW), con gasolina o etanol, a 4.500 rpm. El torque máximo, también con ambos combustibles, es de 250 Nm (25,5 kgfm) – será el mayor torque de la categoría. Este motor será combinado exclusivamente con la transmisión automática de seis marchas con función Tiptronic y levas (“shift paddles”) para cambios en el volante.

El motor 200 TSI Total Flex desarrolla una potencia de hasta 128 cv (94 kW) a 5.500 rpm, con etanol – con gasolina, son 116 cv (85 kW), a la misma rotación. El torque máximo es de 200 Nm (20,4 kgfm), con gasolina o etanol, siempre en el rango de 2.000 a 3.500 rpm. Este motor podrá ser combinado con la transmisión manual o con la automática con función Tiptronic (también con las levas en el volante), ambas de seis marchas.

“Be Practical”: el T-Cross mide 4.199 mm de largura y 1.568 mm de altura (9 mm más alto que el T-Cross europeo). La distancia entre ejes del modelo que será producido en Brasil es mayor: 2.651 mm (88 mm más que la distancia entre ejes del T-Cross europeo).

El nuevo SUV ofrece un espacio sorprendente en la cabina. Uno de los elementos responsables de eso es la Estrategia Modular MQB – que permite una gran flexibilidad de construcción gracias a los parámetros variables (entre ellos, la distancia entre ejes y la distancia entre las ruedas). La posición de conducir es más elevada, típica de SUVs, lo que colabora para mejorar el espacio interno.

La capacidad de la cajuela del T-Cross es excelente (el volumen es variable entre 373 y 420 litros). El respaldo abatible del asiento del pasajero delantero ofrece todavía más flexibilidad.

Además de los sensores delanteros y traseros para estacionamiento, el T-Cross también podrá ser equipado con el sistema “Park Assist 3.0”, que permite el estacionamiento autónomo en lugares paralelos y transversales – y ahora con la función de freno de maniobra.

“Be Cool”: el design es osado. La parte delantera se destaca por su altura; el design es carismático, con una amplia rejilla y faros de LED integrados y se diferencia del diseño del modelo europeo – aquí se nota la influencia directa de los designers brasileños y de la estrategia de regionalización adoptada por la empresa.

También responsable de la altura acentuada es la tapadera del compartimento del motor. La región inferior de la parte delantera se distingue por detalles como los faros de neblina inseridos de modo sobresaliente.

Todas las versiones del T-Cross serán equipadas con luz de conducción diurna (DRL) de LED, integrada al faro de neblina. Se ofrecerán faros full-LED para el T-Cross – en este caso, la luz de conducción diurna se encuentra en la propia carcasa del faro.

En las laterales, una línea característica acentuada divide los espacios. Atrás, forma una sección impactante de hombros, y caracteriza en la trasera con un nuevo elemento de design de Volkswagen: una hilera de reflectores extendida transversalmente en la parte trasera y enmarcada por un panel negro.

Serán ocho opciones de colores para la carrocería: blanco puro, negro ninja, plata sargas, gris platinum, rojo crimson, azul norway y los nuevos naranja energetic y bronce namibia – habrá también la opción del techo de color negro, para un efecto visual todavía más diferenciado y moderno.

El T-Cross también podrá ser equipado con techo solar panorámico “Sky View” – dos paneles de vidrio que abarcan más de la mitad del área del techo del carro (la sección delantera puede abrirse eléctricamente).

Protectores para el tablero integran el estilo jovial y completan el interior del vehículo, proyectado de forma explícitamente generosa para esta clase. Otro destaque en el interior del T-Cross es la iluminación ambiente de LED. Hay iluminación en la región de los pies, en el centro de la consola, en el tablero y en las asideras de las puertas.

El T-Cross tendrá disponible el sistema de sonido “Beats”, de alta fidelidad sonora, con siete altoparlantes (incluyendo un subwoofer en la cajuela) y la potencia es de 300W RMS.

“Be Intuitive”: el T-Cross incluye, opcionalmente, un sistema de Infotainment con pantalla sensible al toque (touchscreen) de 8 pulgadas y el cuadro de instrumentos totalmente digital “Active Info Display” de última generación.

En el Active Info Display, los instrumentos se implementan virtualmente vía software. Solamente las luces/íconos en el borde inferior del mostrador se instalan en el hardware. Las informaciones de navegación pueden ser mostradas en 2D o 3D, en una tela de 10,25 pulgadas, del tamaño de una tableta. Su resolución de 1.280 x 480 pixels permite gráficos extremadamente precisos y de alta calidad. Por ejemplo, el modo de navegación: en ese caso, el velocímetro y el tacómetro se desplazan hacia los lados, para crear más espacio para el mapa.

Las informaciones sobre las funciones de conducción, de navegación y de asistencia pueden ser integradas en áreas gráficas del velocímetro y del tacómetro, según sea necesario. Los datos exhibidos en la consola central por el sistema de infotainment, también pueden ser exhibidos en el Tablero Digital Programable.

Además de eso, el T-Cross podrá estar equipado con “Selector de perfil de conducción”, para que el conductor ajuste la experiencia de conducción entre los modos “normal”, “ecológico”, “deportivo” o “individual”.

Cuatro entradas USB (dos al frente, dos atrás) garantizan la conexión ideal y energía suficiente para los smartphones. Todas las versiones vienen equipadas de serie con un práctico soporte para teléfono celular localizado en el centro del panel, que contará con enchufe USB de carga rápida.

El sistema opcional de trabamiento y arranque “Kessy” hace el acceso al T-Cross más cómodo, mientras que los faros full-LED proporcionan más eficiencia luminosa y comodidad al conductor.

Así como el Virtus, el Tiguan Allspace y el Nuevo Jetta, el T-Cross también será el primer modelo en su segmento en Brasil en ofrecer el “Manual Cognitivo” – que usa IBM Watson para responder al conductor cuestiones sobre el vehículo, incluyendo las informaciones contenidas en el manual del carro. Esa solución permite una nueva forma de interactuar con el vehículo y ofrece una nueva experiencia tecnológica.

“Be Safe”: la influencia positiva de la Estrategia Modular MQB se observa en todas las áreas del T-Cross. Gracias a la MQB, el SUV será uno de los vehículos más seguros de su clase – lo que se garantiza por la utilización de aceros de ultra-alta resistencia y conformados en caliente, por los seis airbags (delanteros, laterales y del tipo cortina) y una amplia gama de sistemas de asistencia.

Todas las versiones saldrán equipadas de serie con ESC – Control electrónico de estabilidad. Ese sistema reconoce la fase inicial de que una situación crítica de rodado va a acontecer. Compara los comandos del conductor con las reacciones del vehículo para ese comando. Si es necesario, el sistema reduce el torque del motor y frena una o varias ruedas hasta conseguir una condición de estabilidad.

El ESC incluye una serie de sistemas de asistencia a la conducción. Entre ellos están:

HHC (Hill Hold Control) el control de asistencia de arranque en pendiente – en subidas de más del 5%, el sistema mantiene el vehículo frenado por hasta 2 segundos, después de que el conductor suelte el pedal del freno. Los frenos son liberados progresivamente durante la aceleración, permitiendo el arranque del vehículo con más comodidad y tranquilidad en rampas.

HBA (Hydraulic Brake Assist system) – reconoce el frenado de emergencia por medio de la velocidad del accionamiento y de la presión aplicada en el pedal. Entonces aumenta activamente la presión del freno, que es entonces modulada por la intervención del ABS. Cuando el conductor reduce la presión en el pedal del freno u ocurre una reducción de la velocidad del vehículo inferior a un límite mínimo, termina la asistencia de frenado.

EDS (Elektronische Differenzialsperre o Bloqueo electrónico del diferencial) – En caminos o en situaciones de baja tracción en una de las ruedas motrices, el bloqueo electrónico del diferencial acciona el freno de la rueda con menor tracción, transfiriendo el torque para la rueda con más tracción, proporcionando así una mejor eficiencia a la salida del vehículo.

Ese sistema de “tracción inteligente” funciona de forma automática, sin necesidad de que el conductor presione un botón en el tablero. Además de eso, el sistema actúa en curvas y en velocidades de hasta 80 km/h.

XDS+ (bloqueo electrónico del diferencial), una exclusividad en el segmento. Función integrada al control electrónico de estabilidad (ESC), el XDS+ mejora el comportamiento dinámico del carro. Ese sistema aumenta la agilidad y disminuye la necesidad de girar el volante por medio de intervenciones selectivas de los frenos de las ruedas internas a las curvas en los dos ejes y permitiendo una transferencia del torque disponible del motor para las ruedas externas.

Además de eso, el XDS+ funciona en cualquier condición de adherencia al piso. Esto resulta en una conducción más precisa, con más tracción y agilidad en las curvas.

El ESC incluye el RKA+ (Monitoreo de la presión de los neumáticos), sistema que monitorea la presión de los neumáticos y colabora para una mayor seguridad. El recurso funciona por medio de los sensores que monitorean el modo de vibración y frecuencia de los neumáticos, detectando si hubo pérdida de presión en uno o más neumáticos.

Mantener la presión correcta colabora no solo para más comodidad y seguridad – sino también ayuda a que los neumáticos duren más y reduce el consumo de combustible, generando menor emisión de CO2.

Entre los otros recursos de asistencia a la conducción también estarán el sistema de “Frenado Automático Poscolisión” (acciona automáticamente los frenos del vehículo en caso de accidente) y el “Detector de Fatiga” (detecta la pérdida de concentración del conductor y el sistema recomienda una pausa para descanso).

El detector de fatiga analiza la forma cómo el conductor opera y la compara con los 15 primeros minutos de conducción. En caso de que detecte un cambio del comportamiento al volante, el equipo emite un aviso, sugiriendo una parada para descansar y tomar un café.

El T-Cross tendrá su configuración delantera independiente tipo McPherson e interdependiente en la trasera, con eje de torsión. Traerá neumáticos “verdes”, de baja resistencia al rodamiento, que colaboran para la reducción del consumo de combustible – sin dejar de lado el desempeño dinámico (conducción y frenadas). Habrá dos medidas disponibles: 205/60 R16 y 205/55 R17.

El modelo tendrá frenos de disco en las cuatro ruedas como elemento de serie. Los discos tendrán 276 mm de diámetro en las ruedas delanteras y 230 mm de diámetro en las ruedas traseras.